Marmota


Publicado en Kultura, Gara 21/09/11


En “Atrapado en el tiempo” Bill Murray interpreta a un reportero que viaja hasta una pequeña población norteamericana para cubrir “El día de la marmota”. La película deja entrever, desde la comedia, la angustia que provoca la falta de continuidad, que las cosas no avancen, la trampa en la que se puede convertir el tiempo. Cuando la película vuelve una y otra vez a nuestra pantalla el argumento parece plegarse sobre nuestra actualidad. Después de cinco años la dirección del Centro Cultural Montehermoso en Gasteiz, vuelve a ser la misma. ¿Dónde quedará atrapado el trabajo realizado durante todo este tiempo? ¿Y dónde queda Krea después de su espectacular presentación que nunca acabó en inauguración? ¿Todo habrá sido un sueño? Habrá otras inauguraciones, sin duda, la de Tabakalera vuelve cada cierto tiempo, siempre celebramos mucho su nueva dirección y su renovada apuesta, es ya un clásico. Como el tributo a Balenciaga en la Alhóndiga, que viene a redoblar la atención sobre el diseñador de Getaria con el museo ya en marcha y con nuevo director, también de vuelta. Vuelve también la ministra González Sinde a Donosti para hacer una encendida defensa del cine político, pero su gestión será recordada por una ley inútil y por su actitud servil frente a la industria norteamericana. 

Spencer Tunick sigue fotografiando a gente desnuda (esto también nos suena); ahora son más de mil israelíes fotografiados en el Mar Muerto mientras el reconocimiento del Estado palestino volverá a la ONU, ¿les suena?.

Pero llegamos al desenlace: torre Iberdrola, Bilbo, Antonio López volverá una y otra vez para realizar un gran cuadro de La Villa. Volveremos sobre este tema en el día de la marmota.

5 comentarios:

Txaro Arrazola dijo...

Jajajajaja muy bueno!!!

Txaro Arrazola dijo...

jajajajajajaja... muy bueno!!!!!!

Txaro Arrazola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
airotiv dijo...

Si. Atrapados en el tiempo. Pero nos sentimos más desesperados que Bill Murray. Porque para nosotros sí que pasa el tiempo: nos hacemos viejos. Y seguimos reclamando lo mismo que hace veinte años...

fito dijo...

Es verdad, pasa el tiempo..., glup... me acuerdo de una cosa que se llamaba Amarika ;-)
Gracias por los comentarios...